octubre 14, 2021 Edgar Fdez

El arte de contar historias es una de las técnicas de marketing más efectivas que existen actualmente, gracias a que combina dos de los elementos que mayor conexión generan con nuestra audiencia: los contenidos de valor y las emociones. En una época saturada de anuncios, el storytelling ha ayudado a miles de marcas a diferenciarse de la competencia y volverse relevante para su público objetivo.

Al crear una buena historia podemos atraer y fidelizar a nuestros clientes. Pero como toda estrategia de marca, esta debe de consistir en contenido de calidad, con una buena planeación y estructura que añada un valor agregado e involucre al usuario creando un vínculo emocional con nuestra marca.

El storytelling de tu marca debe ayudarte a crear una experiencia única para el usuario desde un punto de vista emocional y así generar un mejor engagement.

¿Cómo hacer un storytelling efectivo?
1. Involucra a tu audiencia: una de las características que ayudan a tu historia a conectar realmente con tu público es hacer que ellos se sientan protagonistas o, por lo menos, parte de la historia que estás contando. Haz de tu historia algo interactivo en la que los usuarios puedan expresar sus opiniones, incluso en tiempo real.

2. Busca a tu antagonista: no nos referimos a un villano como tal. Recuerda que, como en cada buena historia, el héroe o personaje principal (en esta caso tu marca) debe enfrentarse a una serie de obstáculos y sobreponerse a ellos para salir victorioso. Mostrar las complicaciones por las que has pasado ayuda a que las personas vean un lado más humano de tu marca y note el largo camino que has recorrido.

3. No olvides el objetivo: esto puede no sonar tan lindo, pero recuerda que todo esto es una táctica para atraer a los consumidores y convertirlos en clientes, es decir, para realizar una venta. Así que, si bien tu historia tiene que ser verdaderamente memorable para tu público, nunca debes dejar de lado los objetivos de tu empresa.

4. Ponte en los zapatos del público: analiza tu historia desde la perspectiva del usuario antes de lanzarla. Tu historia debe estar adaptada a sus gustos, valores e ideales. Recuerda que un buen contador de historias siempre tiene en cuenta a quién está escuchando.

5. Piensa bien el final: todos aman un final feliz y, especialmente en este caso, te ayuda a generar una imagen positiva de la marca. Lograr llegar a un resultado satisfactorio ayuda a empatizar con las emociones positivas de tu audiencia.

Además de todo esto, existen otros puntos que debes de tener claros antes de comenzar a realizar una campaña de storytelling; el tema del relato deberá tener un hilo conductor sobre el que se construya la historia, los protagonistas deben ser personajes bien perfilados que se identifiquen con tu audiencia, debes conocer cómo es tu público objetivo y cuáles son sus motivaciones y la estructura de la historia debe estar perfectamente definida y compuesta por un planteamiento, nudo y desenlace.

Por último…
Recuerda que no necesariamente tienes que contar tu historia de manera lineal. Puedes empezar por el final y posteriormente contar cómo tu protagonista llegó hasta ahí, o incluso comenzar por el nudo e ir desarrollando el inicio y el desenlace. Lo importante es que tengas una historia tan buena que atrape al usuario desde el primer instante y lo motive a seguirla día con día.

Compartir