septiembre 01, 2021 Edgar Fdez

La metodología inbound se ha convertido en uno de los pilares del marketing digital hoy en día. Su popularidad se debe a que integra técnicas de publicidad y marketing digital sin ser intrusivas, todo esto con la finalidad de comunicarse con un usuario que se encuentra al principio de un proceso de compra, y llevarlo hasta convertirlo no solo en una venta, sino en un embajador de la marca.

En pocas palabras, el inbound marketing es hacer que el usuario te encuentre a ti, en lugar de ir a buscarlo.

Esta metodología funciona principalmente por medio de contenidos que se difunden a través de distintos canales, cada uno de estos buscará tener un valor agregado para el usuario y que pueda llegar a él de forma orgánica, al final de esto cada usuario podría convertirse en un cliente leal sin la necesidad de presionarlo para realizar una compra.

Creando una estrategia de atracción

El inbound marketing es la herramienta perfecta para atraer a tu público objetivo y buyer personas a través del desarrollo de contenido. Para empezar, debes crear y publicar periódicamente contenido que sea relevante para ellos; blogs, ofertas de contenido, ebooks, cursos gratuitos, etc. Cada uno de estos contenidos servirá para despertar el interés de tus clientes potenciales, ayudándote a mejorar tu estrategia SEO.

Dentro de la metodología del inbound marketing podemos encontrar 4 diferentes etapas:
● Captación: cuando el usuario descubre por primera vez tu marca, ya sea a través de un blog, redes sociales, webinars, o cualquier otro contenido que hayas creado con el objetivo de atraerlo.

● Conversión: una vez que hayas logrado captar y mantener su atención, puedes empezar a ofrecer tus productos o servicios a través de landing pages, banners, recopilación de datos, email marketing, etc.

● Venta: tal como su nombre lo describe, este es el punto en el que un usuario pasa de ser un lead a un cliente.

● Fidelización: recuerda que este proceso no termina en una venta, es importante crear lealtad con los usuarios y convertirlos en prescriptores de nuestra marca, de tal forma que vuelvan a comprarte y te recomienden con sus conocidos.

Apunta antes de disparar

Para empezar a crear tu estrategia de inbound marketing es muy importante crear a tu Buyer persona, es decir, crear el perfil del que sería el cliente ideal para tu marca. Esto va más allá de definir su demografía y estatus social, debes crear un perfil psicológico; esto incluye sus retos, objetivos, necesidades, motivaciones, etcétera; mientras más sepas acerca de tu buyer persona, mejor podrás dirigir tus esfuerzos.

Otro consejo que puede ayudarte a crear a tu buyer persona es basarte en casos reales. Busca perfiles que crees que puedan ser clientes potenciales y descubre qué es lo que tienen en común. Investiga cuáles son sus gustos, intereses y en qué redes sociales lo puedes encontrar. Si buscas en Google, podrás encontrar miles de ejemplos de Buyer personas de otras empresas en los que te puedes basar para crear el tuyo de acuerdo a tu propia investigación.

¡Prepárate para recibirlos!

Una vez que hayas creado tu estrategia de inbound marketing podrás generar fácilmente leads realmente cualificados para convertirse en clientes leales. Y aunque no todos los leads que se generen se conviertan en clientes, puede que se conviertan en seguidores de tus contenidos, lo que eventualmente te llevará a la cima de los buscadores y, al final, esto te ayuda a generar más leads.

Cuando implementes tu estrategia, verás cómo consigues un mejor alcance y creas una comunidad en torno a tu marca. Esto ayuda a reforzar el branding y posicionarte como un experto en el sector a través de diferentes canales de captación de clientes orgánicos. ¿Qué estás esperando?

Compartir